Personas Altamente Sensibles. Mi experiencia y 15 consejos para sentirte bien si tú también lo eres

En el post “50 cosas sobre mí”  que escribí hace algún tiempo te hice una confesión, soy lo que se conoce como una Persona Altamente Sensible (PAS).

En este artículo verás las características que definen a una de Persona Altamente Sensible, te contaré algunas experiencias positivas y negativas que he vivido como consecuencia de poseer este rasgo y finalmente te daré una serie de claves para vivir mejor si también eres una Persona Altamente Sensible. ¡Vamos allá!

1. Personas Altamente Sensibles, ¿qué son?

Una Persona Altamente Sensible es alguien que posee un sistema nervioso más reactivo que el de la población general. De este modo, recibirá significativamente más información que el resto de personas.

A veces una PAS debe protegerse del exceso de estimulación del entorno

Esto parece deberse a una mayor actividad tanto en las neuronas espejo (relacionadas con la interpretación de las emociones de los demás y la empatía) como en la Corteza Insular (estructura dedicada a la interpretación subjetiva de la información emocional de nuestras experiencias). No es ningún tipo de trastorno neurológico, es una forma distinta de funcionamiento.

Según Elaine Aron, investigadora de referencia en el campo de la Alta Sensibilidad, esta elevada actividad nerviosa se traduce en cuatro pilares básicos que distinguen a las Personas Altamente Sensibles del resto de la población:

-Procesamiento profundo: tendencia a reflexionar más sobre las cosas, con mayor detalle y detenimiento, lo que implica una mayor compresión de la vida y una fuerte inclinación a pensar continuamente sobre las acciones propias y ajenas.

-Tendencia a sentirse sobreestimulados: como consecuencia de una activación nerviosa más prolongada que en las personas no altamente sensibles, continuamente están absorbiendo y procesando información sensorial y emocional, lo que puede dar lugar a que la persona a menudo se sienta abrumada por una sobrecarga de estimulación.

El sistema nervioso de una Persona Altamente Sensible procesa una cantidad significativamente mayor de información

-Empatía y emociones fuertes: las Personas Altamente Sensibles sienten las emociones con mayor intensidad que otras personas y su capacidad de ponerse en el lugar de los demás y comprender lo que están viviendo es muy alta. Esta característica al unirse a la de procesamiento profundo da lugar a una gran habilidad para introducirse en el mundo emocional de quienes les rodean.

-Elevada sensibilidad ambiental: lo que les permite percibir estímulos leves a  menudo imperceptibles para otros y darse cuenta de pequeños detalles en el  entorno que suelen pasar desapercibidos (tensión en el ambiente, “buen rollo”…).

Estos cuatro pilares fundamentales, se traducen en una serie de particularidades que en algunos casos facilitan la vida de las Personas Altamente Sensibles y en otros se la complica.

Veamos algunos ejemplos:

-Son personas con una gran intuición.

-Suelen gustarles las actividades que implican creatividad.

-Disfrutan de la soledad.

Una Persona Altamente Sensible se siente cómoda en momentos de soledad y tiende a buscarlos

-Son observadores.

Se exigen mucho a sí mismos.

-A menudo son bastante respetuosos en sus interacciones sociales.

-Tienen más propensión a sufrir ansiedad y depresión que otras personas.

Las críticas les afectan bastante.

Sufren mucho si sienten que han cometido un error hacia otra persona.

Suelen llorar más a menudo que otras personas.

2. Mi experiencia como Persona Altamente Sensible (cuando aún no sabía que lo era)

No hace demasiado tiempo que conozco mi condición de PAS. Por ello pensaba que algunas de las cosas que te voy a contar les pasaban a todo el mundo, otras que eran rarezas o manías propias y finalmente otras veces tenía la sensación de poseer alguna capacidad algo más desarrollada que la mayoría de la gente de mi entorno.

Algunas de las experiencias y situaciones que te voy a contar me han hecho sufrir mientras que otras han conseguido que me sintiera útil o valioso. Tal vez te identifiques con algunas de ellas:

-Por normal general siempre he tratado de mantenerme lejos de bares o pubs. La mezcla de ruidos, luces y olores no me permite estar todo lo relajado que desearía. Me resulta más gratificante quedar con mis amigos en algún lugar tranquilo o en exteriores donde poder conversar cómodamente o compartir cualquier actividad.

Tengo tendencia a sentir cualquier tipo de hostilidad encubierta en mi entorno y eso me incomoda mucho. Cuando esto sucede trato por todos los medios de fomentar un ambiente que sea cuanto menos cordial.

-Sobre conflictos, frustraciones o errores cometidos soy capaz de revivir perfectamente lo que sucedió y sentir lo que sentí en ese momento pudiendo llegar a provocarme un malestar intenso independientemente de los años que hayan transcurrido desde el suceso.

-Algunas veces, estar en pescaderías o carnicerías resulta muy complicado para mí por la intensidad de sus olores, mientras que algunos perfumes y ambientadores me provocan dolor de cabeza.

Me sobresalto con facilidad ante estímulos inesperados.

El tipo de sonido que emite un teclado al pulsar sus teclas es para mí un factor decisivo a la hora de comprarlo. Tengo cierta velocidad mecanografiando y un sonido que me desagrade repetido a ese ritmo puede hacerme volver fácilmente a un periférico mucho más gastado mientras estudio concienzudamente mi próxima adquisición.

-Cuando tenía que pasar muchas horas estudiando, encontré que podía ser más constante si los apuntes estaban escritos en papel reciclado ya que su tonalidad más apagada me cansaba menos la vista que el blanco de los folios normales.

-Y hablando de estudiar, cursé gran parte de mi carrera en horario de tarde con lo que en invierno la mayor parte del tiempo la luz utilizada era artificial. Pues bien, no entendía por qué algunas aulas intensamente iluminadas a base de tubos fluorescentes estaban pintadas de amarillo claro y tenían puertas de color verde brillante cuando a veces tras pasar varias horas concentrado allí esta combinación resultaba molesta y cansaba la vista… ahora entiendo que quién diseñó las aulas no era una PAS y que la mayoría de mis compañeros tampoco.

Os presento mi aula “no PAS friendly” de la universidad

Si alguien a quien aprecio me cuenta alguna situación problemática por la que está pasando, puedo sentirme mal por ello uno o dos días aunque no me afecte personalmente y no pueda hacer nada por mejorar su situación.

Puedo interiorizar la situación de alguien que me está perjudicando, deducir y justificar sus motivos para hacerlo.

Siempre he sentido una fuerte sensibilidad hacia las necesidades sociales, creo que en parte esto ha definido mucho mi rumbo académico y laboral.

Cuando ayudo a alguien con algún problema, tengo que evaluar si me estoy implicando demasiado ya que tengo una tendencia natural a hacerlo.

Pienso mucho los pros y contras valorando las consecuencias futuras antes de tomar decisiones. Esto me hace a veces ser un poco indeciso a la hora de actuar pero me permite acertar en un gran porcentaje de las ocasiones.

Los motivos de felicidad de otros también me la producen a mí aunque objetivamente no repercutan en absoluto en mi bienestar.

-Cuando toco la trompeta y ejecuto correctamente una secuencia de notas, “siento” la música que he producido y puedo emocionarme con facilidad.

No soy especialmente habilidoso, pero cuando lo hago bien, “siento” la música

-Haciendo deporte siento el punto justo antes de producirse una lesión por sobreesfuerzo, lo que me permite esforzarme al límite de lo adecuado sin consecuencias para mi salud. ¡Ah, y me gusta entrenar solo!

Puedo profundizar mucho en la amistad sin apenas tener conversaciones “trascendentales”, suele bastarme con sentir lo que trasmite esa persona.

-A veces puede resultarme algo estresante, pero se me da bastante bien coordinar equipos atendiendo a las necesidades individuales de cada uno de los miembros e interpretar las situaciones que a la larga pudieran derivar en un conflicto para evitarlos antes de que se produzcan.

Soy capaz de evaluarme a mí mismo como si de un observador externo se tratase o tomando como referencia a otras personas de mí entorno.

¡Y más cosas que seguro que se me olvidan!

3. Creo que soy una Persona Altamente Sensible, ¿qué me recomiendas?

En ese caso, para comenzar podrías hacer este Test de Alta Sensibilidad de Elaine Aron y en caso de que se confirmen tus sospechas, ¡bienvenid@ al club!

1. Documéntate. Te aconsejo la lectura de alguno de estos libros para empezar “El Don de la Sensibilidad” de Elain Aron, “Personas Altamente Sensibles” de Karina Zegers de Beijl o “El Poder de la Sensibilidad” de Kathrin Sohst. También puedes entrar en la web de la Asociación de Personas Altamente Sensibles de España https://www.asociacionpas.org/ o buscar grupos de PAS en Facebook.

2. Busca tu espacio de desconexión. Una habitación silenciosa sin demasiada luz puede ser salvadora en momentos de saturación.

Una habitación tranquila con luz tenue te puede venir genial

3. Trabaja la asertividad. Decir “no” puede resultarte un mundo pese a que en el fondo sabes que sería la decisión correcta. Aprende a defender tus derechos de forma sosegada pero firme y evitarás sufrimientos innecesarios.

4. Haz algún deporte para descargar a tu organismo de la tensión producida por la sobreestimulación y para estar en contacto con tu propio cuerpo y sus sensaciones.

Practicar deporte te puede ser de gran ayuda

5. Practica alguna técnica de relajación o meditación. Existen muchas diferentes así que puedes probar hasta encontrar la que mejor se adapte a ti. Este vídeo que grabé hace poco es un ejemplo de una de ellas:

6.  Cuanto más te conozcas más sencillo será saber qué es lo más recomendable para mantener tu equilibrio.

7. Cuida tus hábitos de sueño. El cansancio provocado por no dormir bien reducirá tu resistencia a la sobreestimulación y por lo tanto te saturarás con más facilidad.

8. Si prevés actividades que ya sabes que te pueden estresar, planifica también un momento y lugar de “descarga”. Por ejemplo, ahora que se acerca la Navidad si vas a ir a un centro comercial hasta los topes de gente puedes planificar después un pequeño paseo a ritmo tranquilo por una zona poco transitada.

9. Si tienes una mascota, no escatimes en caricias y mimos. La harás muy feliz y ella a cambio te ayudará a relajarte y sentirte mejor.

El contacto con un animal puede beneficiarte enormemente

10. Si es posible, evita el exceso de luces brillantes, ya te he contado antes lo que me pasaba en la universidad a veces. En ese caso no era evitable (bueno, podía faltar a clase pero tal vez no hubiera sido una buena idea…), sin embargo en los descansos entre clases podría haber salido a la puerta del edificio a mirar el campus en penumbra iluminado únicamente por las farolas.

11. Controla el consumo de cafeína, teína o cualquier otra sustancia estimulante. Si ya tienes el hábito de tomarlas, procura reducir poco a poco su consumo y si puedes llegar a eliminarlas por completo, mucho mejor.

12. Expresa de forma respetuosa a las personas de tu entorno más cercano las cosas que pueden llegar a incomodarte. Evitarás situaciones estresantes para ti y difícilmente compresibles para los demás.

13. Procura no discutir sobre temas sensibles si no es estrictamente necesario. Probablemente cada cual tenga su punto de vista y lo defienda con vehemencia, pero si eres una Persona Altamente Sensible, esa vehemencia te sobreactivará y te llevarás contigo sensaciones negativas después de la conversación.

No te impliques en una discusión si no es necesario

14. Sal al campo, la playa o un parque tranquilo siempre que puedas. El contacto con la naturaleza suele resultarnos muy relajante.

15. Y finalmente, aunque lo he mencionado al principio del artículo, recuerda que no hay nada que funcione mal en tu cerebro, sino que trabaja de forma diferente, lo que te abre un mundo de posibilidades. ¿No crees?

Espero que este artículo te haya resultado interesante y sobre todo útil. Por cierto… ¿te identificas con algunas de las cosas que te he contado que me suceden y no sabías el motivo? Yo ahora que lo conozco me quedo más tranquilo y espero que a partir de ahora, tú también.

¡Hasta pronto!

pensamientos de 2 \"Personas Altamente Sensibles. Mi experiencia y 15 consejos para sentirte bien si tú también lo eres\"

Los comentarios están cerrados.