Empatía: cómo puede ayudarte a mejorar tu vida controlando su lado oscuro

Es posible que sepas lo que es la empatía o que hayas oído hablar de ella. Incluso puede que hayas escuchado la frase “tienes que ser más empático/a”. En este artículo pretendo explicarte de forma sencilla las principales características de las personas empáticas, las ventajas de poseerla y como trabajarla, pero también su “lado oscuro” y como controlarlo para evitar problemas.

Así que veamos primero de qué estamos hablando. ¡Comencemos!

1.¿Qué es la empatía?

Normalmente nos referimos a ella como la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona. Estaríamos hablando de la habilidad de comprender  y experimentar los sentimientos, emociones y sensaciones de los demás.

La empatía es diferente de la compasión. En esta última trataríamos de aliviar el sufrimiento de otros, pero no llegamos a sentirlo en nosotros mismos.

La “culpa” de la empatía la tienen las neuronas espejo, que son un tipo de células del Sistema Nervioso Central con la capacidad de reflejar conductas que vemos. Su función principal es facilitar el aprendizaje por observación, de modo que podamos adquirir nuevas habilidades sin tener que experimentarlas previamente. Además de este papel tan importante para el desarrollo, son las que hacen que el bostezo sea contagioso o que te toques el pelo o bebas cuando lo hace la persona que tienes frente a ti.

¡Neuronas espejo trabajando!

Y cómo no podía ser de otro modo, estas células también tienen su impacto en varias estructuras cerebrales implicadas en nuestro mundo emocional, dando origen a la protagonista de este artículo: la empatía.

En la siguiente escena de la película  “Del revés” puedes ver como la incapacidad de ser empático del padre puede complicar una situación  en principio neutra:

 

2.Características de una persona empática

Las personas que presentan unos niveles de empatía altos, suele presentar una serie de rasgos característicos, es posible que si te reconoces en la siguiente lista, seas una de ellas:

-Alta sensibilidad en las relaciones interpersonales.

-Tendencia a la introversión.

-Disfrutan de la soledad y el contacto con la naturaleza.

-Suelen ser comprensivos con los demás.

-Saben escuchar.

-No son extremistas, valoran los puntos intermedios como solución.

-Dan menor importancia a la primera impresión que la mayoría de las personas.

3.Entonces, ¿la empatía es algo bueno o malo?

No es una característica intrínsecamente buena o mala, va a depender de de la persona, sus circunstancias, y su capacidad para utilizarla para mejorar su entorno o hacerse daño a sí misma.  Veamos ahora las ventajas e inconvenientes de ser una persona altamente empática:

Ventajas:

Suele ser bastante sencillo relacionarse con una persona empática

Transmiten “buen rollo”, lo que les facilita la confianza para crear fuertes   relaciones personales.

– Cuentan con una buena intuición para prever respuestas a acciones, lo que les    permite estar preparados y evitar conflictos.

-Tienen un gran corazón y se preocupan por la gente de su entorno.

-Suelen caer bien a los demás.

-Pueden desarrollar una buena capacidad de persuasión.

-Al ser capaces de ponerse en el lugar de otra persona, pueden entender la  importancia de algo para ésta y obrar en consecuencia.

-Cometen menos errores sociales haciendo comentarios inadecuados.

-Puedes contar con ellas.

Inconvenientes:

Ser demasiado empático y no controlarlo puede hacernos sufrir

– Dada su mayor sensibilidad, pueden sentirse heridos por las demás personas sin que éstas se den cuenta o le presten importancia al motivo.

-También, debido a esa sensibilidad, las emociones de los demás les afectan  fácilmente.

-En las relaciones de pareja, pueden autoprotegerse demasiado para no vivir sólo en  función de las emociones de su compañero/a llegando incluso a evitar este tipo de  relaciones.

-Tienen problemas para librarse de las personas tóxicas.

-Si hay un ambiente tenso, no suelen desenvolverse bien.

-Pueden desarrollar cuadros de ansiosos, depresivos o de fatiga crónica con mayor  facilidad que la población general por su capacidad de “absorber” el sufrimiento de  los demás.

– Puede aparecer cierta desconexión emocional consigo mismo ya que a menudo  están pendientes de las emociones de los demás.

Como ves todo tiene sus pros y sus contras. En mi opinión, como sociedad nos iría mejor si la empatía fuese una característica mucho más extendida y no fuera castigada como sucede a veces en entornos competitivos.

Por lo tanto defiendo la empatía como una capacidad a trabajar individualmente a lo largo de nuestra vida, que nos hace estar más conectados con nuestra esencia como ser humanos y con los demás.

4.Precauciones para que lo que es una gran virtud, no se convierta en un obstáculo para nuestro crecimiento:

Céntrate en hacer sentir mejor a la persona, no en compartir su problema

-Cuando sientas la necesidad de ayudar a alguien, ten claro que se trata de reducir o  solucionar el sufrimiento de esa persona, no de hacerlo tuyo. Es posible que si te  metes demasiado en sus zapatos pierdas los recursos que tu posición externa al  conflicto te ofrece para ayudar a resolverlo.

-Si tu intuición te dice que una conducta está mal, no dejes que tu empatía te haga  justificarlo. Se reflexivo y trata de verlo objetivamente.

-Si ves que empieza a afectarte, canaliza la empatía en compasión. Esmérate en  ayudar, siente amor por esa persona pero no compartas todo su sufrimiento. Si no  lo hicieran así a menudo, ¿cómo crees que sería la vida de los profesionales que  cuidan de nosotros como personal de urgencias, psicólogos clínicos y de  emergencias, bomberos o policía? En palabras de la doctora Olga Klimecki “la  compasión es sentir algo por alguien, no sentir algo con alguien”.

Márcate unos límites respecto a lo que puedes o no hacer para ayudar a los demás  sin abandonar tu vida.

-Valora y cuida tu intimidad, tus necesidades y tu salud. Piensa que mereces lo  mismo que a esa persona a la que pretendes ayudar y que no eres menos  merecedor  de cariño que nadie.

5.¿Cómo desarrollar la empatía?

Teniendo en cuenta las precauciones anteriores, la empatía es algo positivo que nos va a  permitir conectar con los demás y enriquecer nuestra vida. Por lo tanto merece la pena desarrollarla, veamos cómo:

-De vez en cuando, dedícate a observar a las personas. Fíjate en los distintos  elementos de la comunicación verbal y no verbal como tono de voz, pausas, ritmo,  mirada, postura corporal, movimientos de mano… trata de interpretarlos y recrea el  mensaje a partir de ellos.

-Intenta imaginarte el motivo que lleva a actuar a los demás del modo que lo hacen y  piensa que harías tú en su misma situación.

-Cuando alguien te cuente una situación, prueba a parafrasearle y añadir la emoción  que crees que puede estar sintiendo. Por ejemplo: “No te esperabas que viniera…  ¡debes haberte alegrado al verla!”.

-Esfuérzate por mostrar interés hacia otras personas. “¿Qué tal tu día?”, “¿Qué  sucedió con aquel cambio de jefe que me comentaste?” son frases que le van a  demostrar a tu interlocutor que te importa.

No juzgues a la ligera. Expresiones del tipo “ese es tu problema” o “ya te lo dije” no  transmiten empatía precisamente, sino distancia y sentimiento de superioridad por  tu parte.

¡Sonríe! Además de ser un relajante social, la sonrisa te sentará tan bien a ti como a  tu interlocutor. Una frase que representa la importancia de la sonrisa la plasmó María de Villota está recogida en mi primer post.

Hay pocas cosas que expresen más empatía que una sonrisa sincera

-Y por un último consejo: lee. Siempre se ha sabido que leer es algo muy positivo  para nuestro cerebro, pero un reciente estudio de la Universidad de Toronto  concluye además que la lectura de obras de ficción nos permite explorar las  emociones, motivación y sentimientos de otros. Funcionaría como una especie  “simulador de empatía”. ¿Experimentar emociones sin riesgo de que nos afecten?  ¡Me apunto!

¿Qué opinas de lo que te acabo de contar? ¿Te consideras una persona empática y que es una característica te ayuda en tu vida o que deberías trabajar para serlo?

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *