Bullying: claves para prevenir el acoso escolar y pararlo (Guía con enlaces a recursos e infografías)

Hoy en día, cuando hablamos de bullying o acoso escolar, no estamos abordando un tema nuevo. Es lo que antes se describía como “se meten con él/ella en el colegio”.

El darle un nombre concreto como “bullying” nos ha permitido medir su alcance, causas, consecuencias y tratar de encontrar la mejor manera para eliminar o reducir su impacto.

Con este post pretendo aportar mi granito de arena a la erradicación de estas conductas y al sufrimiento que provocan, si de algún modo lo consigo, me sentiré satisfecho.

Y por último, antes de comenzar, quiero dedicar este post a los niños, niñas y jóvenes que soportan a diario insultos, vejaciones y agresiones de todo tipo. No estás solo, existen recursos para ayudarte y nadie debe decidir lo que eres, lo que puedes lograr, o amargar una de las épocas más bonitas de tu vida. Te lo digo no sólo como el psicólogo que hace esta web, sino como alguien que estuvo en tu misma situación y ahora mismo se está emocionando al escribir sobre ello.

Conmigo no pudieron, contigo tampoco podrán. ¡Stop bullying!

¿Qué es el bullying o acoso escolar?

A grandes rasgos, podemos hablar de bullying escolar cuando un estudiante es molestado repetida e intencionalmente a lo largo del tiempo aprovechando una situación de indefensión o debilidad.

Actualmente, se distingue entre 4 tipos de bullying que pueden darse combinados o de forma independiente:

  1. Acoso verbal. Insultar, amenazar, ridiculizar…
  2. Acoso indirecto. Extender rumores, manipular al grupo en contra de alguien…
  3. Acoso físico. Empujones o golpes de cualquier tipo (por ejemplo collejas).
  4. Ciberacoso. Difundir información personal o imágenes en redes sociales, propagar bulos, amenazas a través del móvil… lo que sucede en el mundo virtual, tiene consecuencias en el mundo real.

Por si no lo tienes claro del todo pero crees que te puede estar sucediendo a ti o a alguien de tu alrededor, te dejo este vídeo del canal Focusingsvlogs en el que Mel nos cuenta su historia con el bullying.

Espero que cuanto menos te invite a la reflexión sobre la importancia de este tema, la forma en que puede afectar a quien lo sufre y que aunque a veces pueda parecer imposible, se puede salir de esta situación.

Soy víctima de una caso de bullying escolar, ¿qué puedo hacer?

1. Sé que cuesta, pero no te calles. Hablar no es chivarse, es pedir ayuda ante una situación injusta que no te mereces. Piensa en alguien en quién puedas confiar (familia, amigos, profesores, dirección del centro). No eres un chivato, eres un valiente que se enfrenta a un problema.

¡No te guardes lo que te pasa!

2. No te pongas a su altura devolviendo la agresión. Haz todo lo posible por mostrarles que no te importa su conducta y que lo que van a obtener de ti es indiferencia. Quieren verte sufrir y si no lo consiguen no le compensa.

3. A veces podrás anticiparte. Si piensas que puede darse una situación en la que te van a acosar, trata de tener compañía. El agresor aprovecha el desequilibrio, si no lo hay, no será tan “gallito”.

4. No olvides nunca esto: ¡la situación de acoso no es culpa tuya! Ser víctima de bullying puede hacerte pensar que te lo mereces, pero eso es totalmente falso. ¡Quiérete!

5. En caso de ciberbullying no respondas, guarda las pruebas (mensajes, capturas de pantalla…) y bloquea. Además te aconsejo que trates de no estar demasiado pendiente del móvil o el ordenador, los acosadores no merecen tu atención ni tu tiempo.

6. Si alguna vez te sientes en la obligación de responder, ten sangre fría y utiliza el sentido del humor para hacerlo.

7. Antes te he dicho que lo cuentes. Puede que te cueste hacerlo pero tal vez te resulte más fácil describir la situación por escrito. Puedes escribir una carta y dársela a un adulto en quién confíes.

8. No tengas miedo de cambiar de amigos. Quien te trata mal no se merece tu amistad.

9. No olvides que por mucho que te digan, no tienen ni la menor idea de cuánto vales ni hasta donde puedes llegar. ¿Sabes qué tienen en común Jennifer Lawrence, Miley Cyrus, Robert Pattinson, Rihanna, Taylor Swift, Christian Bale, Selena Gómez, Justin Timberlake, Michael Phelps, Megan Fox, Vanessa Romero y Nacho Guerreros (La que se avecina), Dwayne Johnson “La Roca” o Maisie Williams (Arya Stark) contigo? Que todos sufrieron bullying, lo pasaron fatal pero no creyeron lo que sus acosadores les decían y han llevado sus vidas hacia donde han querido.

Yo no tengo estos problemas, pero los veo en mi clase. ¿Qué puedo hacer?

1. Actúa, supera el miedo.

2. Cuéntale lo que ves a un adulto.

3. Brinda tu apoyo a la víctima, nadie se merece sufrir maltrato.

4. No le rías las gracias al acosador, estarás reforzando su conducta y cada vez irá más lejos para llamar la atención del grupo.

5. También puedes escribir una carta anónima contando lo que pasa y dejarla en el departamento de orientación, la sala de profesores, el despacho de dirección o del tutor.

6. Si la víctima de bullying es reacia a hablar con alguien, puedes ofrecerte a acompañarle para que se sienta más segura.

Acompaña a la víctima, le darás seguridad

7. Recuerda que el bullying puede tocarle a cualquiera, sin ningún motivo justificado. Comenta esta idea con tus compañeros. No permitiendo estas conductas protegéis a los demás, pero también a vosotros mismos.

Mi hijo/a sufre bullying escolar, ¿qué puedo hacer?

1. Ten en cuenta que es una situación de la que seguramente le cueste hablar, pero de la que vas a necesitar información, por lo tanto debes tratar de crear un buen canal de comunicación, un ambiente de confianza y dejar que se exprese libremente, sin interrupciones y que no sienta que le juzgan.

2. Ponte en contacto con el centro. Trata de concretar un plan de acción y colaboración con sus responsables para solucionar la situación.

3. No alientes conductas vengativas del tipo “pues dale tú más fuerte”. Las víctimas de bullying no están cómodas en ese tipo de situaciones, de modo que si se sienten obligadas a responder seguramente saldrá mal.

4. Trabajad juntos respuestas asertivas para las situaciones conflictivas. Planteadlas y haced ensayos de con las distintas posibilidades que se puedan dar.

5. Si el nivel de malestar producido por el acoso lo requiere, no dudes en buscar ayuda psicológica. Los profesionales estamos para eso.

6. Muestra que te importa y tu disposición a resolver el problema, pero no le transmitas un exceso de preocupación ya que puedes aumentar su inseguridad y por lo tanto su malestar.

7. En caso de ciberbullying, enséñale a usar adecuadamente las herramientas de bloqueo y filtrado de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería.

Enséñale a utilizar las herramientas de seguridad de las nuevas tecnologías

8. Hazle saber que en ningún caso es culpable de la situación. Explícaselo de forma razonada y muéstrale tu apoyo.

9. Observa (pero no cotillees) sus conductas: cambios de humor, caída brusca en las notas, molestias físicas frecuentes, abandono de aficiones, problemas de sueño o de apetito pueden ser indicadores de un problema relacionado con el bullying escolar.

10. No te conviertas en un “justiciero/a” amenazando a los otros niños o a sus padres.

Trabajo en un centro educativo. ¿Cómo actúo ante el bullying o acoso escolar?

A veces los docentes y resto de personal de un colegio se encuentran en una tesitura complicada ya que aunque el centro debe garantizar la seguridad de los alumnos, no siempre tienen en su mano las mejores herramientas o han sido formados para enfrentarse a casos de bullying. Si te encuentras en esa situación, espero que te sirvan estas pautas:

1. Vigila y haz lo posible porque los demás lo hagan, los espacios comunes como pasillos, baños y patio. Son los lugares que más alejados suelen estar del la vigilancia del profesorado y por lo tanto los más proclives a usarse para acosar. Incluso en el caso de los baños, puede ser una buena idea ver que nombres aparecen en las pintadas que suele haber.

Vigila los espacios comunes como baños, pasillos o patio

2. En el aula, informa que las conductas de acoso son inaceptables y tendrán consecuencias para quien las lleve a cabo.

3. Transmite con énfasis el mensaje de que la persona que defiende sus derechos no es un delator.

4. Dale importancia y toma nota de risas, abucheos y otro tipo de burlas que se produzcan ante las intervenciones de los alumnos en clase.

5. Observa los patrones que rigen las relaciones entre los alumnos. Para ello puedes ayudarte de herramientas como el sociograma.

6. Presta atención a las quejas frecuentes de salud o cambios de estado de ánimo llamativos.

7. Enseña a los alumnos a reconocer situaciones de violencia y hazles saber que el bienestar de cada uno de los miembros es su responsabilidad, de modo que guardar silencio cuando se producen les convierte en cómplices necesariamente.

8. Trabaja habilidades sociales en el aula siempre que sea posible. Se pueden incluir de forma transversal en las actividades curriculares. ¡Demuestra tu creatividad!

9. Además de los conocimientos propios de tu materia, incluye educación emocional en tus clases. Enfatiza el valor de la autoestima o la empatía.

10. Infórmate sobre los protocolos de prevención e intervención del bullying. Tal vez tu centro tenga uno ya. Si no es así, puedes promover su implantación con la dirección del centro.

11. Pese a que lo puedas hacer con buena voluntad, no juntes a las partes implicadas para mediar después de un episodio. La situación no es de equilibrio y puede provocar mucha angustia en la víctima. Te lo digo yo…

12. No minimices la gravedad de la situación. Es cierto que son muchos niños, pero debes tenerlos en cuenta desde su individualidad y no como un mero elemento de un grupo.

13. Respeta que el niño elija a quien contarle lo que le está sucediendo. Que sea su canal de comunicación y no tenga que hacerlo una y otra vez. Ya es difícil que se decida a contarlo como para que tenga que hacerlo repetidamente pasando de persona en persona.

14. Conviértete en un ejemplo de respeto, solidaridad y empatía en el aula. Recuerda que gran parte del aprendizaje de los niños se produce por observación.

Me han dicho que mi hijo/a es quien acosa, ¿Qué puedo hacer?

1. Habla con el centro, escucha las quejas desde un enfoque constructivo para solucionar el problema. No culpes a los demás alumnos de las conductas de tu hijo.

2. Comunícate con tu hijo, establece una relación de confianza. Escucha sus motivos para actuar así y déjale claro que esas conductas no están permitidas. Tiene que comprender que cuenta con tu apoyo y amor incondicional pero que desapruebas su comportamiento.

Un clima de confianza y comunicación es esencial para resolver el problema

3. Enséñale técnicas de control emocional o busca un profesional que lo haga.

4. Trabaja su empatía. Hazle reflexionar sobre lo que sienten las personas a las que hace daño con su comportamiento.

5. Procura que aprenda habilidades sociales, técnicas de resolución de conflictos y de relajación. Una vez que tenga cierto dominio de ellas puede ser un buen momento para reconocer sus errores y disculparse.

6. Resuelve las situaciones cotidianas de casa sin agresividad. Si gritas o golpeas como medio para conseguir tus objetivos, tu hijo aprenderá que esa es la manera correcta de hacerlo y actuará en consecuencia.

7. Fomenta su autoestima. Las conductas violentas pueden relacionarse con una autoestima baja y una expresión desafortunada de la frustración. Enséñale a canalizarla de forma adecuada.

Método KiVa: el programa contra el bullying más efectivo actualmente

El método KiVa es un proyecto puesto en marcha en los centro educativos de Finlandia como medio de lucha contra el bullying escolar que ha demostrado una efectividad entre el 70-80% en la reducción de los casos de acoso.

Consta de una serie de medidas preventivas y de actuación para llevar a cabo tanto el centro como en el hogar.

Se da formación específica a los profesionales y se crean equipos especializados en el centro.

Se basa en la educación emocional de toda la comunidad, usando para ello dinámicas grupales, recursos online, y medios formativos, de modo que los observadores desarrollan una empatía que les lleva a no permitir los episodios de bullying y a interiorizar que el bienestar de la comunidad depende del de todos sus miembros.

A día de hoy se está implementando en algunos colegios e institutos de España. Es cierto que requiere una asignación de recursos económicos y humanos, pero su efectividad lo convierten a día de hoy en una gran opción (si no la mejor) para luchar contra el bullying de un modo integral. En mi opinión, esto es algo que merece mucho la pena.

Aquí puedes acceder a su web en español por si te interesa conocer más sobre este método.

Listado de recursos con enlaces

Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar

NACE. Asociación No al Acoso Escolar

Fundación ANAR

Cartoon Network Basta de Bullying

Save the Children 

Asociación Española Postbullying

ONG Padres 2.0

Pantallas Amigas

Para crear esta guía me he servido de información contrastada, mis conocimientos como psicólogo y mi experiencia tras haber vivido el bullying en primera persona en el colegio.  Espero de corazón que pueda ayudar a quien lo necesite.

Te pido un favor, no dudes en compartirla si crees que a alguien puede interesarle o ayudarle a superar una situación complicada. Para eso la he escrito.

Un abrazo. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *